Según el “XV Informe de Deuda Morosa a diciembre 2016 USS-Equifax”, el total de morosos creció un 11.3% respecto a 2015, alcanzando la cifra de 4.295.957 personas, el mayor nivel de los últimos años. Ante este escenario de alto número de deudores, que se viene replicando desde hace varios años, en 2014 fue promulgada la nueva Ley de Quiebras que establece un sistema para enfrentar de mejor manera algunas situaciones de crisis económica.

Sin embargo, la Ley de Quiebras tiene una ocupación de cerca de 3 mil personas en Chile, lo que da cuenta que no ha sido lo suficientemente aprovechada por las personas y/o empresas afectadas por las deudas.

La Ley para el caso de las empresas ofrece una salida a los deudores, sean estos micro, pequeñas, medianas o grandes empresas, además de personas jurídicas sin fines de lucro o personas naturales contribuyentes de Primera Categoría.

Así, para el ámbito empresarial existen dos procedimientos a través del cual se pueden renegociar las deudas: la Liquidación y la Reorganización. Desde la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento aseguran que estos procedimientos “buscan equilibrar los derechos de los deudores con los de los acreedores y ofrecen a ambas partes garantías para resolver los conflictos”.

A continuación, te dejamos una guía para que sepas cómo tu Pyme puede acogerse a esta Ley.

 

  • Procedimiento de liquidación de la empresa deudora

La Liquidación de Empresas es un procedimiento judicial que permite la venta eficiente de los bienes de una empresa que se ha vuelto inviable económicamente, con el objeto de cumplir con el pago a sus acreedores y trabajadores.

Desde la Superintendencia aseguran que, al tratarse de un procedimiento judicial, requiere el patrocinio de un abogado/a que represente a la empresa ante tribunales. Se designará a un Liquidador/a (quien administrará y venderá los bienes de la empresa), los honorarios de éste se pagan con cargo a los bienes incautados y eventualmente, ante la insuficiencia de éstos, con cargo al presupuesto de la Superintendencia.

¿Cuánto dura el procedimiento?

Cumpliéndose los plazos fijados en la ley, el procedimiento debería durar aproximadamente 12 meses.

 

  • Procedimiento de reorganización de la empresa deudora

La Reorganización es un procedimiento judicial a través del cual una empresa viable propone a sus acreedores un acuerdo para el pago de sus deudas, permitiéndole seguir funcionando. El proceso requiere de un periodo de “protección financiera concursal”, durante el cual la empresa no podrá ser demandada y sus contratos seguirán vigentes. Se designa un veedor/a quien promoverá el acuerdo entre las partes. En el caso que no exista acuerdo, se dará inicio al procedimiento de liquidación de la empresa.

 ¿Cuánto dura el procedimiento?

El acuerdo de reorganización debería acordarse en aproximadamente 4 meses.

 ¿Cuál es el rol de la Superintendencia en ambos procedimientos?

Fiscalizar las actuaciones del liquidador y del veedor, y que el procedimiento se desarrolle de acuerdo a lo establecido en la Ley.

¿Por qué es necesario tener mecanismos eficientes para un cierre formal de las empresas?

La nueva ley de quiebras permite:

  • Reconocer la situación de crisis en las empresas con anticipación
  • La reincorporación al mercado del deudor como sujeto de crédito
  • Otorgar mayor seguridad e incentivos para emprender
  • Fomentar la inversión
  • Afrontar de mejor forma fluctuaciones del mercado
  • Entregar solidez al sistema financiero

Por eso, acogerse a esta Ley puede posibilitar la rehabilitación financiera de la empresa, es decir, ésta queda sin antecedentes financieros de morosidad y sin deuda, lo que permitirá el reemprendimiento.