De acuerdo con el último resumen de los principales resultados de Sistema B de 2018, ser parte de empresas B involucra “Redefinir el sentido del éxito en la economía”. Es precisar una economía donde el éxito se mida por el bienestar de las personas, de las sociedades y de la naturaleza.

Empresas B tiene como misión: Construir un ecosistema favorable para fortalecer las empresas y otros actores de la economía que utilizan la fuerza del mercado para dar solución a problemas sociales y ambientales.

¿Por qué para las empresas es relevante el triple impacto?

Porque es un concepto de éxito corporativo distinto. El eje de la estrategia ya no pasa solo por la búsqueda de rentabilidad, sino por un desarrollo donde el beneficio se genere sin comprometer los recursos. El modelo de triple impacto está basado en 3 conceptos: valor económico, mirada social e impacto ambiental.

Antes, la preocupación por el entorno y quienes nos rodean, era una responsabilidad que se le adjudicaba principalmente a las ONG u organizaciones sin fines de lucro. Hoy es una responsabilidad que se comparte y que se exige también a las empresas.

Desde que Sistema B comenzó a funcionar en América Latina en 2012, el interés de las empresas locales por certificarse ha aumentado. La primera compañía en lograrlo fue la chilena TriCiclos que busca generar un cambio cultural a través del reciclaje.

Según Alfredo Zepeda, director ejecutivo de Sistema B en Chile, en la actualidad el registro muestra que el país suma 130 compañías que completaron la Evaluación B y están certificadas. Esta cifra equivale a casi un tercio (27%) del total de las firmas registradas en América Latina, que llegan a 477.

Las empresas ven a Sistema B como una forma de medirse, transparentar cierta información y un camino para la sustentabilidad que genere un negocio de largo plazo», comenta.

Barómetro AVLA

La Medición N°23 del IPEP, creado por AVLA para conocer los niveles de confianza de las Pymes sobre la economía del país, tuvo como tema específico: la “Responsabilidad del Impacto Social y Ambiental de las empresas”. En esta oportunidad hubo respuestas que refleja todo el fenómeno de empresas B y la aplicación del triple impacto en las pymes de Chile reflejando el interés de las pymes chilenas por ser parte de empresas B.

¿Usted cree que su empresa tiene integrada la estrategia de “triple impacto” (impacto económico, social y ambiental)?

Existe un 11% que no lo sabe, pero esto podría decir que de igual manera estén haciendo algo y que se podría relacionar con filantropía o responsabilidad social empresarial, por ende, sí se podría relacionar con la estrategia de triple impacto.

Un 39% respondió que sí tiene integrada la estrategia de triple impacto. Las buenas noticias son que este porcentaje sigue en aumento, ya que según los mejores acontecimientos de 2018 de empresas B en Chile, cerraron el año con 135 Empresas B, creciendo un 36% respecto al año 2017.

Camila Siles, ingeniera comercial, apasionada por la sustentabilidad, opina que estos resultados responden a los nuevos emprendedores o dueños de pyme pertenecen a una generación que está más consciente de estos temas. Las personas, mayores de 45 o 50 años, aun no lo tienen incorporado en su visión, pero la gran mayoría de éstos indica que sí es necesario incorporarlo en los objetivos de cada empresa. En resumen, existe un real interés de las pymes chilenas con ser parte de empresas B y cumplir con la certificación.

Incorporar una estrategia de triple impacto podría resultar más fácil en las nuevas empresas. Los resultados de la encuesta indican que existe un alto interés por ser parte de El Movimiento B de la transformación y poder convertirse en un referente de la nueva economía en nuestro país y en América Latina, consolidando una visión donde la empresa y los negocios generan impactos positivos sociales y ambientales.

Descarga el estudio completo AQUÍ


Comparte en: