Según el último Índice de Percepción Económica de las Pymes -que realiza AVLA-, existe una perspectiva positiva de este sector respecto a la generación de oportunidades para los trabajadores de este género en los próximos cinco años, aunque aún quedan importantes brechas por resolver.

A pesar de que actualmente sólo un 21,4% de las pymes tiene a una mujer en cargos gerenciales y un 40% no aplica medidas que promuevan la equidad entre trabajadores, se ve bastante luz al final del túnel, ya que, según el último Índice de Percepción Económica de las Pymes -que realiza AVLA-, el 80% de las empresas de este segmento cree que la participación laboral femenina aumentará en los próximos cinco años.

El estudio, con datos tomados entre el 21 de junio y el 18 de julio del 2018, señala además que un 29,8% de las pymes ha visto un incremento en el número de mujeres contratadas durante el último año, mientras que un 55% destacó que este indicador se ha mantenido y sólo un 15,3% aseguró que ha retrocedido. Del mismo modo, un 37,4% cree que la cultura machista es la principal razón de la baja tasa ocupacional femenina.

Para Camilo Espinosa, gerente de estudios de AVLA, empresa de servicios financieros para empresas, “Los resultados reflejan que las pymes son protagonistas de los cambios sociales y aún se ve que hay mucho espacio para que el rol de la mujer crezca en este sector”, dice Espinosa, y agrega: “En cuanto a las condiciones para el desarrollo de la mujer en el mundo laboral pyme, las opiniones son divididas. Si bien la mayoría (52%) considera que hay suficientes oportunidades, un no despreciable 32%, es decir, un tercio de quienes dieron su opinión, estima que no hay suficientes oportunidades”.

Por su parte, Carolina Cuevas, subsecretaria de la Mujer y la Equidad de Género, comenta que resultados como estos muestran que aún falta por llegar de forma efectiva a las pymes. “Debemos trabajar juntos para ir cambiando la mirada desde los mayores costos asociados a la participación laboral femenina, hacia la mayor contribución y aporte de valor para su empresa y sociedad”, dice Cuevas.

Algunos sectores prefieren mantenerse cautos frente a la posibilidad de que a futuro exista un mayor número de mujeres en las pymes. “Creo que hay más conciencia, pero no medidas efectivas. No se están enterando de algunas obligaciones legales, como la ley de igualdad de remuneraciones entre hombres y mujeres; lo que sucede no sólo en las pymes, sino en empresas de todo tamaño”, afirma Francisca Jünemann, presidenta de Fundación Chile Mujeres.

En ese sentido, es clave apoyar el emprendimiento femenino. “Desde el punto de vista de los dueños, necesitamos más empresas propiedad de mujeres y apoyarlas para que éstas logren un mayor impacto tanto en el tamaño, ganancias como en generación de empleos”, destaca Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer.

Algo que también puede ayudar a mejorar la presencia femenina en las pymes es el proyecto de Sala Cuna Universal que desvincula el costo de este beneficio de las mujeres. “Este es un gran avance en favor de la mayor participación laboral femenina y de la corresponsabilidad”, concluye la subsecretaria Carolina Cuevas.

Fuente: Diario El Pulso -LT.