En esta nueva medición realizada por AVLA en el mes de enero de 2019, se indagó el tema de la Responsabilidad Social Empresarial y como se refleja su conocimiento, aplicación e influencia en la percepción económica de las Pymes.

En primer lugar, frente a la pregunta si consideraba que su empresa realiza actividades de RSE un 53,47% dijo que si se preocupan de este tipo de actividades, un 32,67% dijo que no y un 13,86% reconoció no saber si existen.

En cuanto a las capacitaciones con respecto a la RSE dentro de las pymes el 47,52% señala que si se realizan y en conjunto con esto, el 50,5% de la empresas reconoce utilizar la Responsabilidad Social Empresarial como parte de su estrategia de negocio, lo cual nos indica que en esta materia, el sector se adapta rápidamente a los requerimientos del mercado y se espera que siga manteniendo este constante crecimiento.

Tomado en cuenta este favorable panorama entorno a la RSE, pasamos al índice de percepción de las Pymes (IPEP)  se evaluaron las primeras impresiones de cara al primer semestre de este año,  el escenario mejora con un 55,45% de los encuestados que estima que en los próximos 6 meses la situación de su empresa va a mejorar, mientras que solo un 4,95% considera que la situación general de las PYMES va a empeorar. Aquí se observa un optimismo alrededor de las malas proyecciones, ya que por segunda vez consecutiva este dato va a la baja.

Nicolás Méndez, gerente de estudios de AVLA asegura: “Vimos que en 2018 se produjo un cambio en las expectativas, influido -en parte-, por una nueva conducción política que alimentó la idea de una economía más dinámica, lo cual, efectivamente, se vio refrendada en los hechos”. Debido a un notorio aumento en la actividad económica “Se percibió un mejor clima para los negocios y el desarrollo de las pymes en particular”, factores que impulsaron este cambio durante 2018.

“De cualquier modo, no es posible tener la bola de cristal, especialmente en cuanto al plano internacional, donde hay incertidumbre sobre el futuro de la denominada ‘guerra comercial’ entre Estados Unidos y China. Nuestro país, conectado a la economía global, suele verse impactado por los vaivenes internacionales, por lo tanto, esa es una variable a tener en consideración”, recalca Nicolás Méndez.

Finalmente, visualizamos un comienzo de año bastante optimista respecto del mismo periodo en otros años, esperamos que siga aumentando en los próximos meses.