Iniciar un negocio, ya sea de manera independiente o asociado con terceros, es toda una aventura, una a través de la cual deberás pavimentar tu camino para alcanzar el éxito empresarial. Sin embargo, ¿por dónde comenzar? ¿de qué manera es posible comenzar a ofrecer tus servicios como proveedor? Los siguientes consejos te serán de gran utilidad:

Apóyate en tu red de contactos

Por reducida que sea, la red de contactos es la primera instancia a la cual debes recurrir para comenzar a ofrecer tus servicios como proveedor. Si estás comenzando un negocio, difícilmente tendrás créditos que respalden la calidad de lo ofrecido, pero sí cuentas con personas que pueden dar fe de tu calidad como profesional, de la cual se puede inferir el nivel de los servicios que prestas.

No temas en hacer esa llamada o enviar ese correo, ya que siempre es mejor intentarlo, aunque no tengas una respuesta positiva.

Participa en eventos 

Una excelente posibilidad para dar a conocer tus servicios es asistir a charlas y seminarios relacionados a tu industria, en los que podrás conectar con otras personas del sector. Revisa la agenda de organizaciones como la Asociación de Emprendedores de Chile (ASECH) y la Cámara de Comercio de Santiago, que ofrecen constantemente actividades gratuitas.

Preocúpate del entorno digital

Hoy, casi todo se realiza de manera digital, desde publicar anuncios de empleo hasta pagar las cuentas. Siendo así, ofrecer tus servicios como proveedor en páginas afines a tu rubro puede ser una excelente forma de abrirte paso en el mercado.

En esta misma línea, es importante que destines recursos en la presencia digital de tu empresa, desde contar con un sitio web en el que dispongas de información relevante para tu público, hasta abrir cuentas en diferentes redes sociales. Aquí, es importante que definas el perfil de tus consumidores, para saber sus gustos, intereses y todo cuanto te permita conectar con ellos.

Nadie dijo que comenzar tu negocio sería fácil. Sin embargo, con esfuerzo y perseverancia lograrás alcanzar tus metas, algo que se hará más fácil si sabes por dónde moverte y, con los consejos que acabamos de revisar, en el mediano plazo podrás tener ya una cartera de clientes estable.