Al iniciar una start up debes establecer ciertas pautas con respecto a qué se va a ofrecer al mercado, cómo se hará, quién es el público objetivo y cuál será el método para generar ingresos. A esta planificación, que ayuda a los emprendedores a plasmar en un documento cómo se creará, desarrollará y generará valor, se le conoce como modelo de negocio.

Una de las formas para desarrollar tu modelo de negocio es a través de Business Model Canvas, una herramienta muy popular en el mundo de los negocios que te facilita el proceso a la hora de pensar tu modelo. Esto se hace a través de un lienzo o plantilla con 9 apartados que visualizan las áreas clave de una empresa. Según los creadores de este canvas, las áreas que siempre se deben estudiar para establecer una estrategia empresarial son:

  1. Clientes: Define tu público objetivo por segmento.
  2. Propuesta de valor: Debes responder a la pregunta ¿qué hace valioso a tu negocio dentro del mercado? Puede ser el diseño, precio, innovación, rendimiento, etc.
  3. Canal: De qué forma llegará lo que ofreces a tus clientes, es decir, el canal de distribución que utilizarás.
  4. Relación con los clientes: Debes pensar de qué forma vas a interactuar con tus clientes, si será de forma personalizada o automatizada.
  5. Fuente de ingresos: Define de qué manera tu propuesta de valor pretende generar ingresos, ya sea a través de venta directa, suscripciones, auspiciadores, etc.
  6. Recursos clave: Qué recursos necesitarás para llevar a cabo todo lo anterior. Debes contemplar personal, infraestructura, tecnología, recursos financieros, entre otros.
  7. Actividades clave: Determina cuáles son las acciones elementales para que tu producto o servicio llegue a los clientes.
  8. Socios clave: Para reducir riesgos crea alianzas estratégicas especificando cuáles serán los socios, proveedores o colaboradores necesarios para darle un impulso a tu negocio.
  9. Costos: Desglosa todos los gastos que tendrá tu negocio, tanto fijos como variables. Cuida ser bien específico y detallado en este apartado.

Al ocupar este método podrás entender las claves de tu negocio teniendo una visión integrada de él, ya que queda todo plasmado en una hoja. Lo ideal es que vayas revisando regularmente tu canvas para ir asegurándote de que tu modelo de negocio se sigue adecuando a tu empresa.